Seleccionar p√°gina

En el artículo de hoy vamos a entender por qué engordamos desde un punto de vista evolutivo.

Esto es el punto de partida que nos abrirá la mente para entender los futuros artículos, y comprender que prácticamente todo en la fisiología tiene una explicación desde la supervivencia como especie animal que somos.

¬ŅQU√Č TIENE QUE VER MI CEREBRO CON MI BARRIGA?

Para empezar tenemos que hablar de nuestro cerebro, debemos saber que consume aproximadamente el 20% de las calor√≠as del cuerpo, y aunque hoy en d√≠a hay calor√≠as de sobra en tu nevera o despensa, probablemente haya demasiadas, tu cerebro no lo sabe a√ļn, ya que durante cientos de miles de a√Īos no ocurr√≠a as√≠.

Había épocas de más fácil acceso a la comida, pero también había periodos de escasez, y si no hubiéramos desarrollado un almacén de energía, el cerebro no tendría el alimento suficiente para sobrevivir, y hacer bien sus funciones.

Así que la evolución humana nos conlleva a dos adaptaciones evidentes:

  • Por un lado cerebro m√°s grandes y sofisticados que obviamente consumen m√°s energ√≠a
  • Y por otro m√°s facilidad para engordar, no por fastidiar tu est√©tica, sino para asegurarse un almac√©n de energ√≠a, y tener alimentos para el cerebro si nos pasamos unos d√≠as sin alimentos.

De hecho ninguna otra especie, ha evolucionado tanto en el desarrollo cerebral como nosotros, los animales apenas han sufrido transformación en este sentido y parece que se debe a que no lo podrían mantener, ya que ellos no han evolucionado en la caza métodos de cocinado o conservación de alimentos como obviamente sí lo ha hecho el ser humano.

Es decir haber evolucionado como especie y tener cerebros más grandes y desarrollados, nos lleva a pagar un precio por ello, y es tener facilidad para engordar, con el fin de que sea un almacén de calorías por si nos quedamos sin comida ya que cerebro más grandes mayor necesidad de aporte energético.

¬ŅLA CELULITIS ES UN ERROR O TAMBI√ČN ES CULPA DEL CEREBRO?

Otro factor que influye en nuestro ac√ļmulo de grasa como fuente cal√≥rica que ya veremos m√°s adelante es el tema de la celulitis tan odiada por muchas mujeres

Los hombres acumulamos m√°s grasa cerca de las v√≠sceras, la cual es mucho m√°s peligroso por cierto, sin embargo las mujeres distribuyen esa grasa alejando la de las zonas vitales del cuerpo hacia gl√ļteos y caderas.

Pero la naturaleza no es que sea mala y las quiere hacer menos estéticas, ya que es otra reserva de grasa para el futuro bebé.

La grasa que suelen acumular ahí es bastante abundante en omega 3, el cual es imprescindible para el feto durante el embarazo y la lactancia.

De hecho, muchas mujeres notan que cuando dan el pecho, por arte de magia parece que se reduce esta celulitis, la explicación fisiológica parece ser que esa grasa está ahora destinada a crear la leche materna en cantidad y calidad.

¬ŅPero por qu√© los dep√≥sitos para el cerebro nuestro o para la celulitis en las mujeres son de grasa y no son de prote√≠na o no son de hidratos?

Pues f√°cil, porque la naturaleza tonta no es y le importa que sobrevivas…

Y es que resulta que un gramo de grasa aportan 9 calorías de energía y un gramo de carbohidratos o de proteínas aproximadamente 4, con lo cual la grasa te aporta más del doble de calorías.

Esta es la razón por la que tus depósitos de grasa no tienen un límite, pero los depósitos de hidratos de carbono apenas llegan a 500 gramos entre glucógeno muscular y hepático, y de proteína no hay depósitos en sí mismos.

¬ŅENTONCES NO PUEDO PERDER GRASA POR CULPA DE UN CEREBRO M√ĀS SOFISTICADO?

Tampoco es eso, hoy quiero que entiendas la importancia que tiene la fisiología, y que es tu cerebro, en concreto el hipotálamo principalmente, es el que va a decidir si podemos perder grasa, y sobre todo cuánto y cuándo.

Y aquí radica la importancia de evitar dietas milagros, suplementos mágicos, o cosas extremas, como dejar de comer o hacer unas dietas muy hipocalóricas.

A corto plazo pueden funcionar, porque bajo 4 kilos 8, 12, √≥ 20 kgs, y creo que est√° funcionando… pero si mi cerebro se va a asustar porque las cosas las hemos hecho mal… Vendr√°n efectos secundarios.

Y aquí entra en juego un par de hormonas clave en el proceso

LEPTINA Y GRELINA

La leptina es una hormona que la detallaremos en otro artículo junto con grelina y otras, pero a groso modo se trata de una chivata de los niveles de grasa que tenemos en el organismo.

Si √©stos disminuyen, poco a poco la leptina no se asusta, no avisa a nadie, y no se pone a ladrar… podr√≠amos seguir por ese camino de p√©rdida de grasa de manera paultaina.

Pero si los niveles empiezan a bajar peligrosamente, de manera s√ļbita, repentina o brusca… la leptina empieza a ladrar, para alertar al cerebro que como sigamos por ese camino, en unas semanas no habr√° grasa suficiente para poder mantener el cerebro y obviamente podemos llegar a morir.

En este momento tu fisiología empezará a organizar un sistema defensivo para comenzar a defenderte y almacenar grasa de manera urgente, para tener alimento suficiente para poder alimentar a tu cerebro.

Llegado a este punto, si sigo empe√Īado en perder grasa, puedo agravar y mucho este problema, dado que empezar√© a comprometer mis hormonas , y ya te aseguro que ¬ęal hambre¬Ľ nunca le vas a acabar ganando.

El cuerpo se asusta, y piensa que estamos en las temidas épocas de escasez, ralentizando mi metabolismo y aumentando mi hambre, como entenderás tu cuerpo quiere gastar menos e ingerir más, una combinación peligrosa si tu objetivo es adelgazar.

Por otro lado tu cerebro entiende que no es época de procrear, y una de las medidas que toma el organismo es que en los hombres haya un descenso de testosterona, y en las mujeres empieza a desregular la menstruación, llegando incluso a perderla al cabo de unos meses.

Llegado este punto veremos qué es uno de los varios motivos de los que se conoce como rebote o la curva en forma de J

  • Es decir tengo un peso dado, imaginemos que 80 kgs
  • De repente bajo mucho de peso muy pronto haciendo las cosas mal, y bajo a 70 kgs, estoy muy contento porque he bajado 10 kgs en unas semanas.
  • Mi cuerpo se asusta y me estanco, ya que el hipot√°lamo piensa que si pierdo 5 kgs a la semana, todas las semanas, en un mes podr√≠a llegar a morir.
  • Y comienza la temporada de acumular grasa, no por fastidiar, sino por supervivencia.
  • Y de repente empiezo a coger alg√ļn kilo, empiezo poco a poco a recuperar mi peso hasta que al fin vuelvo a mis 80 kgs.
  • Es m√°s, incluso cojo alg√ļn kilo de m√°s, por si se me ocurre volver a hacer dietas extremas, y acabo esta fase experimental con 82 kgs…
  • En este punto es donde mucha gente comenta: ¬ęme engorda hasta el agua¬Ľ , ¬ęme engorda respirar¬Ľ…

Y s√≠… en este punto te engorda todo lo que hagas, porque tu cerebro se est√° defendiendo de la agresi√≥n que le hiciste de no comer, o de hacer de la dieta m√°gica de la pi√Īa o de una dieta muy hipocal√≥rica.

Y hasta aquí el artículo de hoy, espero que hayas entendido la importancia de no agredir a nuestro cuerpo con dietas extremadamente bajas en calorías, ni productos milagrosos.

Si te ha gustado el artículo, pero prefieres el formato vídeo, aquí tienes mi canal de YouTube.

La bibliografía consultada y recomendada,

Fisiología del ejercicio: Nutrición, rendimiento y salud (McArdle, Katch y Katch)

Tratado de Fisiología Médica (Guyton y Hall)

Fisiología Humana (Silverthorn)

Anatomía para estudiantes (Drake)

Fisiología (Costanzo)

Atlas de Anatomía Humana (Netter)

Principios de Anatomía y Fisiología (Tortora y Derrickson)

Anatomía y Fisiología Humana (Marieb)

Saludable Mente (V√°zquez)